Toda coincidencia con la antigua ginebra Kiber empieza y acaba con el nombre.

El recuperador de la antigua marca y creador de esta nueva ginebra es un joven emprendedor, nieto, hijo y sobrino de mineros, que ante la realidad laboral de la región decide hacer de su afición y pasión, su  modo de vida. Un Ingeniero Técnico Forestal, que asume el desafío de desarrollar destilados completamente artesanales y de máxima calidad con el alma de un territorio.

 

La calidad de las materias primas, el método de elaboración, la limpieza, la paciencia y el cariño son las bases para, desde la humildad, crear algo realmente especial.

Transmitir un sentimiento a través de un  sabor parece una locura, pero cierra los ojos y… ¿acaso no puede nuestra memoria de olores y sabores,  transportarnos a otro lugar en otro tiempo? Pues…. ¡esa es nuestra locura!

Estamos orgullosos de ser destiladores artesanos y queremos demostrar que fuera de los destilados industriales se pueden elaborar productos de una calidad superior. Somos por convicción unos puristas y estamos en las antípodas de la moda de lo “premium”. Por esfuerzo,dedicación y cuidados, ser artesanos de la ginebra nos enorgullece mucho más que calificarnos como Premium. Todas las ginebras artesanas pueden ser “premium”, pero no todas las ginebras “premium” pueden ser artesanas!  Cierra los ojos…