Nuestra destilería KIBER, se encuentra en el corazón de la vieja cuenca minera Asturiana, donde en un local de menos de 70 metros cuadrados, elaboramos nuestros destilados.

Tenemos la certeza de que en una modesta destilería, del olvidado y frío norte, se pueden elaborar productos de la mayor calidad  posible.

Un alambique de acero inoxidable de 200 litros de capacidad nos permite destilar lotes muy pequeños poniendo una especial atención y cariño a cada parte del proceso.

Aquí no hay prisas, cuando nuestro alambique está trabajando, la paciencia y el cuidado en grado máximo imperan, para  realizar unas destilaciones extra-lentas y obtener productos de gran calidad.

 

La calidad de las materias primas y la disponibilidad de agua reconocida mundialmente por su sabor y cualidades organolépticas, junto con nuestro empeño por elaborar productos de los que sentirnos orgullosos hacen el resto.